Desde Salinas con amor

DESDE SALINAS CON AMOR

Crónica de dos semanas trabajando para la cultura surf y la protección del medio marino desde Salinas, Asturias.

La Alianza Surf y Naturaleza (Surf & Nature Alliance) reunió a varios miembros de la organización y de sus Comités Científicos y Culturales para participar en los dos grandes festivales de surf de Salinas y presentar sus programas de conservación del medio marino, así como distintas acciones de sensibilización ambiental, tratando de inspirar el cambio.

La organización fue evidenciando la problemática actual a la que se está enfrentando a nivel local e internacional, y sin entrar en discursos catastrofistas, apuntaba la urgente necesidad de actuar frente a la degradación del patrimonio costero, y de reconducir cualquier modelo de desarrollo hacia la sostenibilidad y la conservación del medio marino como única opción.

Foto: Sidrísima

La naturaleza es nuestro patrimonio más preciado y debe protegerse.

Desde los años 80 el Principado de Asturias lleva utilizando como eslogan y reclamo turístico el “Paraíso Natural”. Un leitmotiv con el que distinguir su preciosa comunidad autónoma del “turismo de sol y playa” más popular en otras partes de España. Resaltaban así los valores de su entorno natural, sus bosques, montañas, y sus 354 Km de costa, rica hidrodiversidad, numerosas rompientes de surf y bellas playas. Desde entonces, la naturaleza sigue siendo el principal atractivo turístico, sin embargo, todavía queda un largo camino para su adecuada protección. Como amantes del mar y primeros afectados en padecer o detectar la contaminación de nuestras costas, debemos encontrar soluciones para proteger tan preciado entorno.

Foto Sidrísima

La identidad de un pueblo 

Salinas es uno de los puntos estratégicos para el surf en Asturias, por la constancia y consistencia de sus marejadas durante todo el año. Su playa unida a la de San Juan cuenta con 3 km de rompientes sobre fondo de arena que bañan un bello sistema dunar y un largo paseo marítimo saturado de viviendas y hormigón desde hace décadas. Su proximidad a Avilés, Gijón y Oviedo, tres de los grandes núcleos urbanos asturianos, la hicieron popular para el surf local que no ha parado de crecer y actualmente se encuentra en plena efervescencia. Los festivales de surf consiguieron poner la guinda del pastel poniéndola en el mapa internacional, pues desde hace años impulsaron acertadamente el deporte y la cultura que lo rodea potenciando el atractivo turístico de la zona, y logrando un efecto llamada que congrega a miles de personas cada verano, y a otros tantos de manera desestacionalizada durante el resto del año.

La “Ciudad del Surf” como autodenomina el ayuntamiento de Castrillón es bastante más que un lugar de veraneo, sidra y cachopos, pues sus olas y el surfing han pasado a formar parte de la identidad de su pueblo. La adaptación y reestilización de la infraestructura existente urbanística no cesa. Muchos se suben al carro del surf y en los últimos años han aflorado numerosos negocios, escuelas y hosteleros que sacan tajada de las olas. Hace años que gran parte de la comunidad dejó de ver las olas como un elemento efímero de la naturaleza para apreciarlas como un recurso natural, económico, deportivo y cultural. Sin embargo, a día de hoy no se ha planteado adecuadamente su preservación y protección ante la degradación costera.

Foto Sidrísima

Mientras el surf se está convirtiendo en un motor económico y cultural, la degradación de la costa debida a la urbanización e industrialización de la zona, la contaminación y los vertidos a la ría cercana, la basura marina y sus residuos plásticos, y la ausencia de conocimiento para la valoración y conservación de la hidrodiversidad, son amenazas constantes a un frágil entorno que requiere un constante y especial cuidado para su preservación y protección. Pues ni el efecto tractor de los festivales, ni el interés económico de su ayuntamiento y de la comunidad, ni la oferta hotelera o gastronómica de la zona, van a poder frenar el éxodo que ya comienzan a notar de visitantes y locales que buscan aguas más limpias y salubres, donde encontrar mejor conexión con la naturaleza.

¿Qué hicimos exactamente?

Al igual que en otras partes de la costa española y en otros países en los que estamos presentes, nuestra ONG conservacionista trabaja estrechamente con la comunidad local para enfrentarse a las citadas amenazas por desgracia comunes en muchos lugares, para encontrar soluciones adaptadas a las circunstancias concretas y problemáticas más específicas de cada zona.

Las primeras acciones de sensibilización tuvieron lugar en el ya mítico Festival Internacional de Longboard de Salinas que celebraba su XV edición. La calurosa acogida por parte de la organización dio pie para presentar nuestros programas de conservación y atender a los medios de comunicación.

Javier Cantera. Foto: Mercedes De Soignie

También pudimos disfrutar de las tablas de madera hechas por el alemán Stefan Weckert, miembro del Comité de Surfstenibilidad y fundador de Kuntiki Surfboards, deleitarnos con la exposición fotográfica de nuestra colaboradora Laura “Sidrísima” Bañuelos, celebrar nuestra pasión por la música y la cultura surf a golpe de guitarra en el Retrobus, y como colofón final ver a nuestra compañera Nienke Duinmeijer, coordinadora de Reservas de Surf en Países Bajos, surfear con estilo y subir a lo más alto del podio para llevarse el primer premio a Holanda. Otra edición inolvidable ante longboarders venidos de distintos rincones del planeta, y un aforo que abarrotó la playa y la ciudad durante varios días.

Salinas Longboard Festival – Foto: Sidrísima

Nienke Duinmeijer- Foto: Sidrísima

Nienke primer premio en Longboard. Foto: Marjolein Pieneman

La semana siguiente, varios miembros de la Alianza Surf y Naturaleza se dieron cita en el Surf, Music & Friends, otro gran festival que en su VII edición contaba con competiciones de surf y watermen, así como con un extenso programa cultural y una fuerte apuesta medioambiental que llevó a la organización a utilizar únicamente energías limpias renovables durante sus 4 días de eventos, eliminar los plásticos de un solo uso, utilizar únicamente merchandising ecológico, y a organizar lo que vino a ser uno de los pilares del festival: el Aula del Mar. Coordinada por la Dra. Laura Miralles, Bióloga Marina y miembro del Comité Científico de Surf & Nature Alliance, y bajo el lema “Cuidando de nuestros océanos”, este espacio acogía diversas propuestas e iniciativas a favor del medio marino, en el que niños y adultos pudieron despertar su consciencia medioambiental a través de talleres, excursiones, charlas e incluso una limpieza de la  playa.

Surf Music and Friends – Foto: @retrobus.es

Las ponencias fueron un plato fuerte, y el cofundador y director de la Alianza Dr. Juanjo González-Trueba comenzó su intervención aportando la cosmovisión del surf desde el ámbito científico académico, presentando en primicia las traducciones a varios idiomas del documento que recoge los valores, principios y puesta en valor de las rompientes de surf como patrimonio: el Manifiesto para la Protección de las Olas. Conjuntamente otro cofundador Javier Cantera detallaba los programas que la organización está desarrollando en Europa y América. Exponiendo la necesidad de protección y conservación de océanos, costas, y particularmente de las rompientes de surf.

Si hubo una ponente capaz de cautivar a la audiencia con contenidos vanguardistas en la cultura surf, esa fue la Dra. Luz Mar González-Arias, especialista en Blue Humanities y miembro de los Comités Científico y Culturales. Junto a González-Trueba apuntaba los nuevos desarrollos y avances de la organización en “Surf Studies” Estudios del Surf, tratando temáticas tan interesantes y novedosas como las humanidades azules, la economía circular o la igualdad de género en surfing.

Dr. Juanjo González Trueba y Dra. Luz Mar González-Arias. Foto: SNA

Dra. Laura Miralles. Foto: SNA

Los ponentes destacaban sobremanera la necesidad de impulsar en nuestra sociedad nuevos modelos de desarrollo sostenible en este momento crítico para el planeta. Apuntaban la urgencia de acelerar la transición hacia una economía verde y ejemplificaban con algunas acciones llevadas a cabo a través del programa “Surfstenibilidad”, a través del cual nuestra organización aporta desde el mundo del surf nuevas formas para el desarrollo costero, turístico, e industrial desde la responsabilidad y el respeto al medio marino.

Una pequeña muestra visual y tangible de ese compromiso con la sostenibilidad en industria del surf lo evidenciaba Raúl García, uno de los grandes exponentes del surfing en España y miembro de la alianza, coordinando durante 4 días consecutivos las construcciones de tablas de surf en directo por parte de varios shapers nacionales, algunos de los cuales, como el cántabro Roberto Sánchez (AKA Kinich Ahau), miembro de nuestro Comité de Surfstenibilidad, u otros como el asturiano Javier Álvarez González, shapearon tablas de surf ecológicas construidas con únicamente con madera, foams reciclados, y resinas ecológicas.

Eco-shaping – Roberto Sanchez Vacas – Ahau. Foto: SNA

Ahau Asymetrical finless eco-surfboards. Foto: SNA

Wooden shaper: Javier Álvarez González. Foto: Raúl García

Durante el festival se demostró el compromiso de la organización con el medio ambiente pues se utilizaron únicamente energías limpias renovables durante sus 4 días de duración, se eliminaron los plásticos de un solo uso de los caterings, se realizó merchandising ecológico, y la Dra. Miralles organizó diversas acciones de ciencia ciudadana poniendo al público de distintas edades manos a la obra. Una acción significativa fue la limpieza de playa, donde un nutrido equipo de voluntarios de distintas ONGs, empresas de productos eco, y público asistente, participaron en las labores de recolección, separación y monitorización de la contaminación, residuos plásticos y todo tipo de basuras marinas. Los resultados se enviaron al ayuntamiento de Castrillón para evidenciar el estado actual de la playa en zonas donde previamente habían actuado los servicios de limpieza. Así mismo, se realizaron varios talleres y actividades educativas para todos los públicos.

Herramientas para la recolección y clasificación de basuras marinas. Foto: SNA

Si cada colilla contamina 50 litros de agua y tarda en degradarse hasta 10 años, y cada plástico perdurará entre 100 y 1000 años. Recoger, clasificar y reciclar, son acciones necesarias para sensibilizar y evidenciar una realidad que debería de sacar los colores a miles de ciudadanos y a sus representantes políticos. Ahora más que nunca se precisa un cambio radical de hábitos de consumo, de gestión eficiente de los residuos y de protección de nuestro entorno. Foto: Laura Miralles.

Monitorización del microplástico encontrado en diferentes tramos de la playa de Salinas. Foto: SNA

ilustración del festival Surf Music & Friends impreso en algodón orgánico con tintas vegetales. Foto: SNA

Mil gracias.

Finalmente, queremos agradecer muy especialmente a Carlos Meana organizador del Surf Music & Friends, y a Pepe Hevia organizador del Salinas Longboard Festival, y a sus respectivos equipos, su compromiso por servir de altavoz a nuestra causa. Queremos extender el agradecimiento a todos los que habéis leído hasta aquí y a los que nos han escuchado y se han interesado por nuestro trabajo del día a día, las expediciones, los proyectos de cooperación y programas de conservación marinos.

Gracias en especial a todos aquellos que por fin ven en el surf mucho más que un deporte, y se están sumando a la causa para proteger los mares y costas que tanto amamos. Ahora solo faltas tú. Con tu ayuda la Alianza Surf y Naturaleza podrá llegar mucho más lejos.

ÚNETE O DONA AHORA

By | 2018-09-23T22:16:28+00:00 agosto 17th, 2018|Blog, EVENTS, SURFSTAINABILITY|Comentarios desactivados en Desde Salinas con amor